Itinerario de viaje #milenialstrotamundos.

Estamos a punto de salir, faltan algunos días, la fecha está cada vez más próxima, el nervio de saltar al vacío se hace presente, algo por encima del hombro me dice que me retraiga que no deje el poco seguro que tengo entre mis manos por el mucho ganar incierto que está como pez en el agua, salmón saltarín y yo un oso que que lo quiere pescar.

Mi ruta está fijada con coordenadas hacia el norte, para Tijuana, una avalancha de gastos imprevistos no me han permitido ahorrar lo que yo pensaba y una llamada me ofrece una función en san Cristóbal de las Casas en Chiapas, muy cerca de Guatemala.

Lo acpeto y tengo una salida de Xalapa a San Cristóbal de Las Casas.

No tengo idea de que Chiapas es tan grande, dimensiono su territorio y todos los conocidos que deseaba visitar en Chiapas descubro que entre sus ciudades son mas de tres horas, de camino, visitaré a los más e

ntrañables y que queden cerca de la ruta a Ocozocoautla de Espinoza Chiapas, donde daré la funciónde títeres.

Tomo un autobús hacia allá, me siento entusiasmado por viajar y poder adquirir más capital para llevar a cabo mi viaje a la frontera norte donde desde que llegue planeo residir y construir una nueva vida y tomar la oferta que Tijuana me está ofreciendo.

Conocimos a Crónicas nocturnas.

Llego a los Tuxtlas donde contacto a unas amigas con quien coincidimos en tiempos pasados, como hace cinco años en Acayucan Veracruz, en la frontera con Tabasco, hicimos muy buenas migas y me insistían con que las visitara para llevarme a pasear, y vaya que cumplieron su misión, cerca de la central descubro un Italian coffee y corro a abrigarme con sus sillones y refrescarme en las cálidad olas de su wi-fi. Ahí me alcanzaron mis amigas y me llevaron a turistear por Tuxtla Gutiérrez.

Trazo de ruta para conocer talentos y foros creativos.

Después de tomar potzol, una bebida tradicional de Cacao y comer tacos de cochi, conocí el mirador, mientras paseaba ya atendía por teléfono algunas llamadas de Puebla y ciudad de México en entrevistas de radio que me preguntaban sobre la ruta que estaba emprendiendo, repetir la información al teléfono hace que se me acelere el corazón, compartir mi proyecto por teléfono desde Chiapas, al distrito federal (Me niego a decirle CDMX) y ahí al mundo, cada palabra que digo me hace sentir que debiera atender el llamado que el norte tiene para mi como canto de sirena.

Di la función en Ocozocoautla de Espinoza Chiapas ese lugar de nombre extraño, que la misma gente para facilitar las cosas le denominan Coitia, un pueblo enclavado en la sierra chiapaneca donde sufro como Magdalena por no tener señal de datos.

La función es un éxito, en la placita principal, he llegado a través de un extraño taxi motoneta, como esos que he visto en documentales de la India y recuerdo también unos parecidos en los que alguna vez viajé en la zona libre de Belice frontera con México, en fin. Llego y hay un toldo colocado, la lluvia amenaza con interrumpirnos el evento, pero, no es benevolente y nos deja dar la función.

Ojos curiosos de niños y adultos se asoman a lo lejos, parecen interesadas en mi títere wowberto que está dando las llamadas e interactuando con la gente que se atreve a acercarse.

La función va bien, los niños acuden a sentarse en las primeras filas y reaccionan entusiastas con las primeras escenas y responden espontáneamente como si hubieran ensayado un guión para saber donde deben gritar y donde guardar silencio para escuchar a los protagonistas.

Termino la función, me despido y abordo un taxi motoneta similar que me conduce a la parada del autobús hasta Tuxtla Gutiérrez de regreso a ese lugar, abordo una van para San Cristóbal de las Casas, a visitar a Roel Osorio, un músico que colaboró con Títere Vivo en sus inicios musicalizando y sonorizando la obra con música originales y pasajes dramáticos de música clásica.

Me invita a presenciar el recorrido, veo un grupo de gente entusiasta con un séquito de vistantes que se embeben con los ojos y la imaginación cada palabra que la narradora vestida como elegante dama colonial y de maquillaje recargado que estiliza los rasgos mas bellos de su rostro.  Llego tarde, Roel me ha recibido en la estación de autobuses y entre el trajín de rodar mi gigantesca maleta llena de títeres por las calles a tramos empedradas de San Cristóbal de las Casas apenas nos ponemos al día.

A la narración le acompaña una guitarra acústica que da un sabor especial a la narración, acentúa los momentos dramáticos y alarga las situaciones de suspenso, como si un equilibrista fuera a caer al piso sin red.

Los turistas y yo imaginamos como los personajes de las narraciones asoman por de entre las sombras que la escasa luz de la noche refleja sobre los edificios, las monjas enclaustradas, los amantes infortunados, los personajes peculiares y todo el ambiente huele a una mezcla rara entre morbo, historia y tragedia.

Los automóviles y cada elemento moderno desaparece de la vista de quien escucha las crónicas nocturnas, hacemos una entrevista a los integrantes del recorrido crónicas nocturnas y acceden a darme hospedaje, platicamos hasta la madrugada, me pasean por el centro de San Cristóbal y me hablan de los primeros pobladores, de su fundación, del barrio de mexicanos, de historias de fantasmas que ocurren en las viejas casonas donde muchos conocidos e incluso ellos mismos han vivido. Yo podría escuchar historias toda la noche y seguro que mis anfitriones tampoco se cansan de mostrar la riqueza histórica de su ciudad.

Al día siguiente  les pido que me lleven a hacer una entrevista a un hombre que he escuchado siempre mencionar cuando se habla de plástica mexicana, lo he visto exhibido en galerías, pero por fin, vamos a desayunar comida típica de la región y después me llevan al domicilio del maestro Othón Téllez, quien nos invita a su casa y a mi amigo le suena el nombre Othon Téllez pero no lo ubica, cuando llegamos a su casa, resulta que sí se conocían, Roel daba clases de música a los hijos de Othon en clases del colegio. Se reconocen y saludan efusivamente, nos invita a pasar, me dice ¡Adelante! y con una voz entusiasta platicamos, nos presentamos más a fondo y decidimos en cada parte de la casa grabar un pequeño fragmento de la entrevista.

Entrevistamos al maestro Othón Téllez y nos da una CATEDRA sobre la cuestión de mercados culturales, pasamos a platicar desde la sala de su casa, pasando por el taller hasta la bodega.

La plática ha sido enriquecedora y la lente de la grabación es testigo.

Ya por la tarde entrevistamos a un par de talentos más: un trovador y otro titiritero. Personas interesantes, llenas de vida que se han sostenido y se sostienen de una escena cultural local establecida en Chiapas, ambos de fuera aprovechan las buenas temporadas, que hay para trabajar y en otros proyectos más personales hablando artísticamente.

Ya por la noche Roel Osorio me invita a escucharlo cantar ¡Y como no! entro a un lugar elegate alojado en el corredor turístico más popular y naif de San Cristóbal, el lugar se llama 500 noches y es delicioso el menú, la oferta es limitada, pasta, salmón, panes de grano, todo está listo para una gran velada conmigo mismo escuchando a Roel, el lugar está a tope y logran colocarme en una mesa para uno, pegado a la barra, en el último resquicio para el tipo solitario como yo que quiere llegar a escuchar buena música y consentir al estómago y al paladar.

Al terminar su presentación vamos de regreso al recorrido de crónicas nocturnas que alcanzo a tomar para ver el inicio que perdí el día anterior, la magia vuelve a ocurrir, la presentadora hace como siempre su increíble trabajo, yo sonrío al ver una empresa creativa más viviendo del talento y esfuerzo de sus propios méritos.

Ya es la hora de regresar en autobús a Xalapa, lo abordo melancólico por observar hasta quien sabe cuando esos paisajes del sureste, Acayucan y otras ciudades en las que alguna vez estuve presentando funciones o haciendo talleres, pareciera que estoy recogiendo mis pasos, sólo hay una cosa en mi mente: Tijuana.

En mi imaginación veo donde está la marca de mi paso en un mapa mental, lo cotejo con google maps y me bebo a grandes sorbos el paisaje con los ojos y recuerdo cosas que en el camino han pasado, antiguos romances a todas luces y furtivos, amigos y paseos a la playa, caravanas artísticas independientes en las que he participado, doy gracias a cada elemento en el paisaje y hasta siento que algunos halconcillos vienen a despedirse de mi.

Llego a Xalapa y mi mundanza a Tijuana está a medias, el casero juega a la usura sin devolverme el importe de mi renta entero, siendo que no le dañé nada, los muebles que dijo que me iba a comprar me propone malbaratarlos.

Lejos de enojarme, le doy mentalmente las gracias por poderme deshacer de las cosas que me estorban para emprender el viaje, pienso que ojalá le aprovechen y sospecho que ese depósito que encima de malbaratar mis muebles e importe de la renta nunca llegará, en fin, me voy.

Llega un amigo que me compra un refrigerador a buen precio, dentro de dicho mueble hay platos y trastes que le dono con gusto, al ver que no me caben mis libros le propongo que se quede mi biblioteca entera y que vendamos los libros posteriormente por internet, todo a la venta en un espacio que yo abra en en mis redes como bazar creativo, todos esos libros quisiera yo comprarlos, por eso me animo a ofrecerlos, libros especializados en el arte del títere, el drama y los payasos.

Al fin vacío el cuarto y el casero me agradece le deje el cuarto en buenas condiciones, me da un discurso de cabalidad, le corto el rollo, pues aún tengo muchas horas de carretera que sortear.

Me dirijo a Puebla con el carro atascado a tope, voy callejoneando hasta una tienda enorme de autopartes y compro unos tubos para fijar al techo, una bolsa gigante de tela para guardar equipaje. En el estacionamiento, me aborda un señor que cambia gomas y molduras de las puertas a cambio de oro en papel, ya conozco sus jugarretas de decir un

precio módico para luego incrementarlo después de la instalación, me asegura trabajó en cambio de autopartes, y accedo a que haga la instalación, mientras yo guardo cosas en la bolsa de tela y el instala las barras en el techo, lo que sea que me cobre está bien, vale cada peso.

Me cobra con ganas y me quita un peso de encima, como sea me ayuda a colocar la canastilla y la bolsa, ya será en la Paz Baja California que me doy cuenta que puso todo al revés, pero sea como sea, soportó el camino. Pero antes, tengo que hacer presencia en Puebla.

Me dirigo a Puebla a toda velocidad y me entrevista rayzuribi.com en su programa de radio FM es muy divertida la entrevista (da click y vela aquí) y el tiempo se me pasa volando, vuelvo a explicar mi proyecto por enésima vez en entrevistas que he dado por telefóno, cada vez que repito el pr

oyecto #milenialstrotamundos me reafirmo a mí mismo.

Al llegar al cafe 19-40 en Puebla tuvimos un súper recibimiento de la comunidad artística de artistas poblanos donde les presenté mi proyecto y entre ellos también

tuvieron la oportunidad de conocerse e intercambiar contactos. Fue alentador saber que existe tanta gente trabajando en pro de la cultura y con proyectos tangibles, había quien hacía talleres, otros que le apostaban al teatro, algunos otros que se movían el mundo de la exposición, en fin mucha gente que tenían en cuenta la importancia de profesionalizar sus proyectos ante la demanda y la oferta.

Esa noche dormimos en la casa de un primo mío, que hace años no veía, tuvo para bien preparar la comitiva de otros familiares que me dio mucho gusto ver de nuevo después de tantos años.

Al día siguiente nos levantamos temprano Rocío y yo, la noche anterior nos dormimos algo tarde queriendo ponernos al día, la moraleja es tal vez que no deje pasar tanto tiempo sin dejar de ver a la gente que me importa, que alguna vez fue cotidianidad en mi vida.

Al día siguiente tuvimos una charla en la universidad de arte Bauhaus, un centro universitario de arte donde la plática se basó en el inbound marketing, en como crear contenidos en la red puede ayudar a darse a conocer y difundir su obra, al final se me acercó un grupo de estudiantes, muy preocupados por que ya iban a graduarse y querían aprender a vender, les dejé una tarea para que pudiéramos hacer un diagnóstico para empezar a proyectar su trabajo. Se interesaron por la plataforma arlembanky.com trabajar sólo en su estudio y que arlebanky les vendiera el trabajo, les hice notar que aunque tuvieran un promotor que se dedicara a vender su obra, necesitan comprender un mínimo de ventas para saber valuar su trabajo en un precio justo, y tener una buena actitud ante el reto de encontrar clientes, algo en ellos mi plática les movió, me entregó un reconocimiento la amable maestra Mayra Bielma y partimos a Guadalajara.

Mientras comiamos aún en Puebla nos contacta un estudiante de artes y nos lleva a conocer su guarida donde con otros estudiantes hacen tatuajes, grabado, animación, exposiciones entre otros, y me refiero a Tonoh centro de creación, salimos algo tarde.

Llegamos a Guadalajara con Godo, muy de madrugada nos recibe y salimos casi saliendo el sol, en el camino reservamos los pasajes en el ferry y todo lo que salió mal resultó peor, tomamos un entronque equivocado hacia San Blas, debíamos doblar EN EL ENTROQUE no llegar hasta san Blas, en fin perdemos una hora y quien sabe como perdimos otra hora en el camino, según el GPS, con el cambio de horario hubieramos ganado una hora, a pesar de la prisa, el paisaje lo ibamos disfrutando hasta que cada vez quedaba menos tiempo, pensamos queno llegariamos, pero no fue así, llegamos hasta Topolobambo donde tomamos un ferry directo a La Paz, se nos acabó la pila del teléfono y no pudimos grabar ¡Qué pesimos milenials, sin pila para grabar, en fin disfrutamos de un par de cervezas en el bar del barco y a continuación subimos a mirar las estrellas, el bamboleo del barco, el sonido del mar y las estrellas era alucinante, Rocío para mí resulta una muy agradable compañía, sabe escuchar pero también sabe desenebrar una conversación, elegí una gran compañera de clase, ya cabeceando de sueño ambos sobre la cubierta decidimos ir al área de descanso común del ferry y dormir lo que se pueda, al fin después de una noche maltrecha en los asientos pasamos por un café y galleta de cortesía (Olvidaba mencionar que en la noche nos dieron de cenar) yo pasé al área de embarque del coche y Rocío por otra puerta al desembarque peatonal.

Desembarcamos y los militares, en su puesto de revisión al ver que llevo el carro repleto me hacen miles de preguntas, pero se dan cuenta que lo único que quiero es pasar rumbo al norte, rumbo a Tijuana, al saber que me dedico a los títeres esas caras de piedra curtidas por el sol se transforman en semblantes de niño con cada títere que les muestro.

Desembarcamos a las siete de la mañana en La Paz y nos dirigimos a desyunar al café Frida, unos chilaquiles, una café y unas órdenes extras nos hacen recuperar el semblante y pasamos unas horas trabajando en las computadoras, arreglando el calendario y el itinerario, mientras le aviso a la Morante que ya vamos para allá.

El GPS me conduce directamente a la Morante Art Bar marco al teléfono y un tono argentinado me constesta, es Alejandra Morante que me da la bienvenida y nos abre las puertas de su estblecimiento, platicamos, nos entendemos bien y la tarde se nos pasa charlando a la hora del converstorio conozco el proyecto de Raul Cota  Martinez quien nos enamora con sus diferentes contenidos.

La llegada a la Morante Art Bar La Morante nos recibe y entramos a su local, después de que charlamos decidimos arreglar para ya la primera función. Platicamos con la Morante sobre nuestras dinámicas en el arte y como son las características de nuestros públicos, ella nos cuenta que el teatro que presenta en su bar no tiene mucha audiencia, por que parte del público graaaan parte de su público es anglo parlante, se me enciende el foco con una gigantesca eureka y digo emocionado ¡Hagamos la función bilinwe! en Español e Inglés al mismo tiempo, a la Morante se le ecnienden los ojos, levanta el teléfono y comienza a contactar a sus más fieles seguidores gringos, mientras Rocío y yo posteriormente arreglamos el escenario y colocamos el sonido, repaso entalmete las líneas de la obra en inglés y como la diría.

¡Mi primer función bilingüe!

Llega un nutrido grupo de mexicanos, la función comienza, y la consigna es hacer la función en dos idiomas inicio y ¡Oh sorpresa! veo que la Morante saluda a unos visitantes que el rubio de sus cabellos y tooooda su percha los delata como Angloparlantes, eso me motiva a seguir la función en ambos idiomas, la gente hace cara de extrañeza al ver esa funión #pocheada, como le llaman acá a esas cosas que tienen un carácter binacional que no son de aquí y tampoco son de allá.

La función es un éxito, las gringas y los mexicanos se vuelven muy participativos ¡Y la obra la van entendiendo todos! Se vuelve muy divertido ese ejercicio y desde una esquina del Art Bar la Morante que se ha colocado en un sitio cómodo para ver la función sonríe y levanta ambos pulgares en señal de aprobación y a cada rato compara las reacciones de los que hablan español e inglés, se da cuenta, que funciona excelente el trabajo para todos, yo me siento conmovido, de poder tocar un tema universal, como una canción de jazz, como un tema de Picasso, no necesitas hablar algún idioma en específico para poder entender, pero menos mal que no llegaron hbalantes de  idiomas Náhuatl o alemán, por que no se habalr ninguno de esos dos y entonces ¡Estaría en grandes problemas!

La función termina, despedimos al público personalmente de mesa en mesa, todos se van con una snrisa en la boca y me quedo platicando con los asistentes.Pronto llegan unas conocidas con quienes coincidí en algún tiempo en estudiar la universidad juntos más otras personas que también estudiaron en Xalapa y tuvimos vidas paralelas, conocimos lugares y gente en común, y justo hasta ahora dos mil kilómetros y diez años más adelante nos conocemos, ella es la dueña de Baja Music & Piano Studio donde en dos días presentaré el show de Cuenta cuentos de Títere Vivo.

La charla en la mesa se vuelve sobrenatural y contamos anécdotas de espantos y fantasmas, así nos alcanza la madrugada y Rocío y yo, cada quien en su carromato de Morfeo nos embarcamos al país de los sueños.

Al día siguiente trabajamos todo el día en el departamento de la Morante, ella sale a unos compromisos sociales y me da tiempo de escribir para el blog, a lo largo del día conocemos amigos de la Morante que platican con nosotros en lo que seguimos trabajando, nos invitan a subir a la azotea y vemos el atardecer languidecer con la belleza de una princesa de ensueño amazónico, totalmente imponente, irrepetible y adorable.

 

Fernanda Del Peón Pacheco Gracias por recibir al #TitereVivo en tu estudio, me encantó tu proyecto creativo y tu #crew también!!!!#YosoyUV #Industrianaranja

Posted by Joel Vences on Monday, April 16, 2018

 

Al día siguiente nos levantamos temprano y nos dirigimos al Baja music & Piano Studio y damos la función con un éxito rotundo, la sala llena y los niños muy participativos, mientras doy la función recuerdo las funciones que he dado con éste mismo espectáculo con públicos tan diversos, en comunidades, en ciudades, en escuelas, y me doy cuenta que la obra ha pasado ya una importante prueba de fuego ¡No hay función en que mi público infantil quede indiferente!

Al cabo de la función los papás me felicitan y me preguntan cuando volveremos, exhalo contento, ¡Titere vivo lo ha vuelto a hacer! ya vamos ganando más adeptos cada vez n paralelos más y más lejanos.

Nos encaminamos a los Cabos ese mismo día a los Cabos donde tenemos una función al aire libre, y allá seguro que funcionará la función de títeres pienso.

El paisaje es increíble y todos los miedos que tenía en mi mente se han disipado desde antes de abordar el ferry, es increíble el paisaje y quisiera viajar más despacio para poder apreciarlo, al llegar a Todos Santos, con ese ambiente de viejo Oeste me siento en una película de Clint Eastwood o en mis aventuras imaginarias cuando no rebasaba los diez años de edad.

Seguimos el camino y llegamos a la plaza, los anfitriones son muy amables y la función comienza, el público se reúne y llegan de quien sabe donde decenas de niños cuando escuchan la palabra Títere y las voces juguetonas de los personajes, de la gente más emotiva, hay un señor de aspecto humilde y maltrecho que con una lata de cerveza y total deshinibición responde a las preguntas que formulo al público y me sirve hasta de cierto punto para animar el ambiente, cuando acabo de contar la historia de monstruos, el señor se levanta hasta el escenario, pide el micrófono, y un buen improvisador ¡NUNCA DICE QUE NO! no le niego que hable al micrófono pero si me quedo cerca de él por si dice una grosería al micrófono podérselo quitar de las manos para que no se oiga, comienza a contar una leyenda local y con los títeres que traigo empiezo a improvisar los acontecimientos que narra con bastante simpatía, parece ser que es un personaje muy conocido por los asistentes de la plaza, la gente está disfrutando la balbuceante historia que mi nuevo narrador ofrece a los espectadores, la gente se asombra de que lejos de quitarle el micrófono improviso con él la historia que va contando, acaba el relato y la gente le aplaude, el hombre sonríe al público, no es la sonrisa precisamente de un artista de Hollywood, pero es una sonrisa que contagia sonreír también, me da el micrófono y un abrazo fraterno, entre la confusión de por donde bajar y la huarapeta que se carga se va contento saludando al público que lo despide entre aplausos.

Cuento la última historia y al pedir un participante un hombre solo al fondo del público alza la mano para pasar, hace una buena participación, el show termina, la gente está contenta. Al platicar con éste hombrcillo después de la función resulta que ¡También hace teatro! y llegó de público por la recomendación de una amiga en común que conoció en un talller en no se que estado del centro del país, eso me agrada, las redes si que funcionan.

Al terminar la función una promotora nos lleva a cenar, quiere conocernos y platicar con nosotros, vamos a comer hambuerguesas y estar en el norte de México y no pedir carne en tu menú en un crimen, pido la hamburguesa con doble carga de tocino, un tocino nada ceboso lleno de carne… mmm¡¡¡!!! ¡TOCINO!

Mientras platicamos repite como mantra que es muy difícil la creación de públicos y me pregunta sobre mi experiencia y mi proyección a futuro de la agrupación, percibo incredulidad de ella hacia mi, a cada plan que le cuento me pone trabas, claro que hay que planear los boletos, los hospedajes los tiempos y siento que no encajamos, pero Rocío por su parte, se entiende mejor con la promotora, yo me relajo y trato no de discutir, si no de platicar para intecambiar ideas, después de todo desde que la contacté desde Xalapa me mandó muy buenas vibras y me llenó de indicaciones para que no me perdiera y el viaje que sigo haciendo no me surja ningún contratiempo, a pesar de todo, ella es muy amable, despues de la cena nos lleva a donde pasarian por nosotros para pernoctar.

Así seguiría nuestra aventura #milenialstrotamundos por la península de Baja California Sur sumando #kilometroscreativos a las horas carretera.

 

 

 

¡Hola, soy Joel! Actor locutor y titiritero. Desde el 2006 soy director creativo del grupo Títere Vivo. Me he involucrado en proyectos de medios de comunicación, radio, e internet principalmente. Actualmente también soy asesor creativo para artistas que están emprendiendo o desean despuntar su carrera o darle un empuje importante para hacer de su pasión creativa un modo de vida sustentable. Loco por el emprendimiento y el arte he logrado conjuntar éstas dos actividades en una sola y en éste blog te ofrezco herramientas útiles de emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *